viernes, 29 de marzo de 2013

Dulce Jesús




1 comentario:

PMPilar dijo...

Me recuerda el célebre soneto (at. a San Ignacio) 'no me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido
ni me mueve el infierno más temido
para dejar por eso de quererte...'

Abrazos